Un poco de ficción y otro de realidad – ¿Qué es el periodismo objetivo?

Imagen

Hace unos días que comencé a ver la nueva serie creada en EEUU, The Newsroom. Y, como una periodista más, no me quedo indiferente a la cantidad cosas que me hizo pensar tan sólo el primer capítulo (aún no he podido seguir la serie con el segundo) pero ya con solo ver un capítulo de una hora de duración es increíble como la realidad se aleja tanto de la ficción y viceversa y, qué complicado es llegar a lo que vi en ése primer capítulo. 

Para los que no saben de lo que hablo, The Newsroom es una serie al más clásico estilo de líos y discusiones dentro de una redacción de un informativo. Uno de los protagonistas es el presentador que parece tener una personalidad un tanto fuerte y que es clave en el papel de desempeño de decisiones a la vez que un humilde viejecito que se deja ver poco pero es la cabeza presente de todo informativo, es decir, director de informativos que mira por el bien del presentador el cual quiere mucho. 

El presentador de las noticias, tras pasar por una ardua jugada de una universitaria la cual le lanza una pregunta en un coloquio formal en la Facultad de Periodismo (quise entender), el moderador del debate le exige una respuesta sincera a la pregunta de: ¿Por qué cree que EEUU es el mejor país del mundo?. Pregunta que nuestro protagonista evita contestar varias veces, y de esa manera al final le exige contestar, y como era de esperar para todos (todos los que no somos estadounidenses) responde que es obvio que EEUU no es el mejor país del mundo, y hace una descripción dura pero perfecta de la situación política, social y económica por la que está pasando actualmente el país. De lo cual yo me pregunto, qué es lo que de verdad pensaría la gente estadounidense a ver esos primeros siete minutos de la serie, siendo ellos mismo Estados Unidos. 

Los siguientes pasos del capítulo es una situación controvertida entre el presentador y uno de los redactores jefes de la redacción, que por lo que seguiremos viendo dejará esa redacción y pasará a ser cabeza pensante de otro programa. En esa situación de cambio aparece en primer plano la protagonista y la que fue “novia” del presentador antes de irse a cubrir guerras a los países árabes y “ser disparada hasta tres veces”. La vuelta de ella, aclara la situación y deja ver cómo el director de informativos piensa en ella para darle un giro al telediario que dirige nuestro protagonista para hacerse de nuevo con la audiencia. Pero está claro que entre la tensión personal entre ambos (chica nueva y presentador) les dejan ponerse de acuerdo hasta la hora del directo. Que, muy brevemente, se ha producido una explosión en un pozo petrolero en medio del mar y gracias al equipo de la nueva chica y productora ejecutiva del informativo podrán dar la exclusiva de la noticia en directo y con fuertes declaraciones de los implicados y posibles culpables de esa explosión. 

El resultado es un informativo lleno de información veraz y objetiva que deja en duda las acciones de una Asociación encargada de la supervisión de dichas plataformas petroleras, y otras de la zona que por falta de recursos no pueden mantener al día y en buen estado. 

Mi pregunta continua durante todo el capítulo es ¿cómo nos tomaríamos estos hechos en España? Y algo  aún más preocupante, ¿sería posible llegar a emitir algún informativo en el que la preocupación absoluto sea la verdad, la objetividad y el compromiso con el ciudadano? 

Como todo estudiante de periodismo, siempre sueño con poder tener mi canal de televisión, mi informativo y mis programas, olvidándome de lo que es la televisión en España. La calidad de la información y las pocas ganas de estar informados de los españoles. Por eso, aún sigo motivándome cuando veo series como estas por pensar que algún día lo que primará será la información y no la opinión, y algo que va más allá y aún más difícil, que lo que primará será la información veraz y no el dinero. 

Sé que es difícil cuando nos movemos en un país que se mueve por el dinero y los beneficios económicos, pero más allá de todo eso, también hay vida y hay historias que contar. 

Con esa idea, quiero que tú, el que está delante del ordenador te pares dos minutos y pienses en qué noticias recuerdas de hoy, o de esta semana si eres de lo que no estás tan atento a la actualidad, y pienses si en esa noticia que recuerdas hay o no alguien detrás que mueve los billetes o se está frotando las manos. 

Como periodista seguiré luchando por contar historias, por ésa es la verdadera profesión del profesional de la información, contar historias, contar verdades y realidades que el ciudadano no puede enterarse si no es por el periodista. Por eso, pido a los responsables de tal situaciones que valoren su empresa, sus diarios, sus informativos, sus telediarios y piensen en realidad a quién están beneficiando. 

Yo, seguiré pensando y enganchada a The Newsroom. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s